Vivir en Londres es toda una aventura

En mi cabeza seguía la idea de viajar al extranjero y vivir una temporada fuera de mi cultura, todavía estaba trabajando en España cuando decidí comprar un billete sencillo, sin viaje de retorno, hacia Edimburgo (Escocia), lo hice un mes y medio antes de que se me terminara un contrato basura pero que me sirvió para ir cogiendo tablas en mi carrera profesional.
Vivir en Londres
Londres desde el Támesis
Tras varias semanas sufriendo lo que se llama choque cultural y sin encontrar trabajo en la capital escocesa, decidí trasladarme a Londres ya que un buen amigo de la familia me había conseguido una entrevista como el chico de los recados en un hotel de lujo. Lo conseguí, ya estaba dentro del mercado laboral no cualificado del Reino Unido. Tras más de medio año trabajando en la zona más pija de Londres, Knightsbridge, cambié mi destino y dejé el hotel por un restaurante japonés take away bastante elegante y bueno para así conseguir después hacerme un pequeño hueco como profesional en mi sector: el marketing y la publicidad.

Londres es una ciudad en la que se vive de manera muy intensa, se experimentan muchas situaciones distintas, algunas agradables y otras un tanto menos. Lo primero que uno nota es que está cansado físicamente de tanto ejercicio, sí sí, escaleras arriba, escaleras abajo, correr para alcanzar el bus, cambiar 2 veces de línea de metro, andar otro poco y ¡zas! ¡Por fin! Ahí vivo yo.

El transporte es bueno pero es demasiado pesado, a veces para ver a tus amigos te tiras una hora cogiendo transportes, también es muy caro, para viajar en metro entre zona 1 y 2 cuesta unas 31,40 libras semanales. Por otro lado puedes encontrar que después de viajar tanto en el metro puedes alcanzar muchos museos, parques y lugares de interés que merecen la pena visitar y muchos de gratis.

Londres es una ciudad enorme con sus zonas buenas y no tan buenas, después de más de un año viviendo en esta metrópolis puedo decir que conozco bastantes zonas y sé moverme, pero cuando probé por propia experiencia aquellas zonas que me decían que eran malísimas luego no fueron tan malas y se puede vivir sin problemas, esa zona es Elephant and Castle donde la comunidad latina y africana conviven mutuamente, otras malas pueden ser Woolwich, Brixton, Deptford Bridge en el sur y este de la ciudad. Zonas más pijas como Hampstead Heath, Chelsea, Kensington, Islington y por supuesto la zona de Knightsbridge son aptas para bolsillos sin fondo.

Lo más importante si estás pensando venir a Londres a vivir o cambiar de residencia es buscar un hogar cercano al trabajo porque en muchas de las ocasiones puedes ahorrar dinero en transportes y mucho tiempo. Si buscas habitación puedes consultar SpareRoom es una buena web para empezar.

¡No lo olvides, el tiempo es oro!

Si queréis conocer más sobre la ciudad no dudéis en leer los siguientes posts: