Nunca pensó que comenzaría su carrera profesional en otro país

Irene Martínez de 25 años y procedente de Alcalá de Henares en Madrid escogió la capital del Támesis para comenzar una nueva experiencia en su vida junto a su pareja. Llegó mediante una agencia de empleo que le ayudó a encontrar su primer trabajo en un restaurante para después iniciar su carrera en marketing online como asistente, cosa que nunca se hubiera esperado. ¿Quieres conocer su historia?

Profesional en UK
Irene en Primerose Hill, Londres

¿Cuánto tiempo llevas siendo inmigrante española? 

Llevo en Londres poco más de dos años, llegué exactamente el 15 de mayo de 2012.
Ya había estado en Londres unos meses antes de venir y la verdad es que la ciudad como tal no me gustó demasiado. Muy gris, en general. Pero sí me gustó el ambiente, y especialmente el de la City. El aire que se respira entre sus calles, aparte de oler a café, huele a ambición y ganas de superarse. Y eso me gustó.

Estudié Administración y Dirección de Empresas y tener un buen nivel de inglés era y es algo fundamental para poder encontrar trabajo. Por lo que decidí, nada más terminar la carrera (un día después de mi último examen), hacer las maletas y venir a Londres, donde encontraría trabajo sin demasiados problemas aunque mi nivel de inglés era bastante básico, especialmente debido a que ese verano de 2012 en el que llegué se celebraban los Juegos Olímpicos.

Reconozco que Londres no es una ciudad que me apasione, creo que otras ciudades de Reino Unido como Edimburgo son mucho más bonitas e interesantes pero aquí es relativamente fácil conseguir lo que te propongas, como por ejemplo un trabajo.

¿Llegaste preparada a la ciudad? 

Llegué por medio de la agencia A London ya que mi nivel de inglés era muy bajo y no quería estar buscando trabajo durante mucho tiempo; quería algo rápido.

Y así fue, a la semana de llegar estaba trabajando en un restaurante como camarera. No ha sido el mejor trabajo de mi vida, pero sí te hace ver las cosas de otra manera; valoras más lo que has ido consiguiendo con el tiempo. Pasados los tres meses la cosa mejoró notablemente. Encontré otro trabajo en una tienda donde mejoré bastante mi inglés y mi novio también comenzó a trabajar para otra empresa. Y de ahí, para arriba, mejorando la calidad de vida. 

Vine con mi pareja, y no conocíamos a nadie aquí. De nuestro círculo, éramos los primeros que hacíamos las maletas para venir a Londres, así que todo era nuevo.

¿Cómo fueron tus primeros meses?

Los primeros meses fueron algo difíciles, especialmente los tres primeros. Vine con mi pareja a Londres y él empezó a hacer unas prácticas no remuneradas que tenía contratadas desde España con la misma agencia que contraté. 

¿Algo que te llamara mucho la atención?

Me llamó la atención el ritmo de la ciudad. Todo pasa deprisa y cada uno está pendiente de lo suyo. El carácter de la gente fue lo que más me chocó. Aunque con el tiempo te vas acostumbrando, creo que incluso a veces se te pega algo.

¿Cómo fue la aventura de conseguir un puesto de trabajo? 

Al venir con agencia, todo fue bastante sencillo. En menos de una semana, hice tres entrevistas, y en la tercera me cogieron como camarera en un restaurante italiano. Ahí estuve dos meses y medio, lo que me permitió ahorrar dinero y aprender a desenvolverme sin miedo en inglés, algo que cuando llegas es fundamental. Por lo que es algo que recomiendo si el nivel de inglés no es muy alto y no se tienen contactos en Londres que puedan echarte una mano.

 ¿Cómo son las entrevistas de trabajo? 

En estos casos, las entrevistas consistieron en trainings, es una buena experiencia porque sabes a lo que te vas a enfrentar, no maquillan nada. Como he dicho ahí estuve aproximadamente unos dos y meses y medio, y después comencé a trabajar en una tienda de ropa deportiva, en pleno centro de Londres. La entrevista fue muy sencilla, simplemente hablar con la recruiter sobre los deportes que te gustan, porque podrías trabajar para ellos… bastante sencilla. Reconozco que esta experiencia fue una de las mejores que he vivido en Londres; el trabajo en equipo, el aprender muchísimas cosas además de mejorar notablemente el inglés, etc. Ahí llegué a ser Senior Sales Assistant y estuve más de un año. 

Después comencé unas prácticas para una agencia de Marketing Online por un par de meses. Fue una experiencia genial; aprendí muchoy me di cuenta de lo que realmente me gustaba: todo ese mundillo 2.0 que para mi hasta entonces solo había oído de lejos.

Estando en las prácticas comencé a trabajar part-time para una empresa de desarrollo de aplicaciones informáticas, ubicada en plena Silicon Roundabout, llevando a cabo las funciones de Social Media.

Ahí estuve hasta marzo de 2014, momento en el que comencé a trabajar en otros proyectos que consideré más atractivos e interesantes. Uno de ellos es Busco en Londres, el primer buscador de servicios que atienden en español de Londres, donde llevo a cabo las funciones de Content Managerel otro proyecto es A London, la propia agencia con la que llegué a Londres casi dos años antes y donde ahora realizo las funciones de Social Media, encargándome de todo lo relacionado con el aspecto online de la empresa.

Logo A London
Logo de la agencia donde trabaja Irene

Como podemos ver para comenzar una carrera son necesarias realizar algunas becas antes de comenzar a ser profesional ¿Cuál es tu opinión sobre las colaboraciones y becas en Londres?

Desde mi propia experiencia, tanto en mi caso como en el de mi pareja, creo que las becas son fundamentales si lo que buscas son puestos cualificados acorde a tus estudios. Es una sencilla manera de adquirir experiencia, lo que te abrirá muchas puertas de cara al futuro. Lo único malo que suelen tener muchas de las becas es que no son remuneradas, o al menos no del todo, ya que en muchos casos únicamente pagan el transporte y la comida, pero aun así, es 100% recomendable. El adquirir experiencia en el Reino Unido es muy importante para dar los siguientes pasos.

¿Tienes tus propios proyectos? 

La verdad es que vine a Londres con la idea de aprender inglés únicamente, nunca pensé que mi carrera profesional comenzaría aquí; creo que he tenido mucha suerte aunque reconozco que todo requiere un esfuerzo.

Por ello por ahora sigo intentando aprender cada día algo nuevo. Por ahora estoy centrada en los proyectos de los que formo parte que he comentado anteriormente, pero también intentando desarrollar mi propia “marca personal”, algo tan de moda últimamente, pero que considero fundamental para seguir creciendo. Una parte fundamental de ello es mi blog El Blog de ChocAirin. En él hablo sobre Marketing Online, apps, eventos y experiencias en Londres siempre desde mi punto de vista. Por lo demás, tengo proyectos a corto y medio plazo, como hacer un máster de Analítica Web, un área que me encanta pero de la que tengo muchísimo que aprender.

¿Qué es lo que te gusta más del blogging?

Del blogging me gusta el echo de plasmar tus conocimientos y gustos. Es como una parte más de ti, un diario online a través del cual compartes conocimiento con una audiencia en concreto. Algo que me encanta.

¿Qué piensas de la valoración que hacen las empresas inglesas de los profesionales españoles que van llegando?

Creo que depende de las propias expectativas con las que venga cada uno desde España. Los hay que con trabajar en cualquier sitio, están contentos y son felices, y otros que siempre aspiran a muchísimo más y no se conforman.

Por ello, respecto a los profesionales, considero que los que venimos a una ciudad como Londres estamos muy preparados para trabajar en cualquier puesto, y nuestro único problema puede ser el propio idioma. Por lo demás, no creo que estemos en inferiores condiciones que los inmigrantes que llegan de otros países. De hecho, hay muchas profesiones de las que se estudian en España, como por ejemplo Enfermería, que están muy bien valoradas en Inglaterra.

Como ciudadana londinense ¿Qué es lo que más te gusta de vivir en la ciudad? ¿y lo que menos?

Lo que más me gusta de Londres es la diversidad con la que te puedes encontrar en tal solo 10 metros que recorras de una calle. Puedes ver de todo y a la gente le da igual lo que haga el de su derecha.

Lo que menos no es ni el tiempo ni la comida, es el carácter de la gente: distantes, fríos… son diferentes a nosotros y a veces el ambiente entre españoles se echa de menos. Pero también es una experiencia que te permite conocer otras culturas y otros puntos de vista.

¿Qué es lo que peor llevas en el día a día?

Lo que peor llevo es el estar lejos de mi familia y mis amigos. Londres es una ciudad que muchas veces es de paso, e igual que conoces a alguien, al día siguiente puede desaparecer. Por eso creo que es difícil igualar el nivel de amistades que se pueden hacer en España, aunque sea con españoles en Londres.

Todo inmigrante llevamos una bolsa de experiencias que nadie nos puede arrebatar ¿Cuáles son las más importantes para ti como expatriada a Londres?

He aprendido mucho de cada paso que he dado en Londres. Vine con la idea de estar tres meses y adquirir un nivel de inglés medianamente suficiente, y al final decidí quedarme más tiempo cuando vi que aquí se puede conseguir todo lo que te propongas. Y creo que esa es la experiencia más importante que me llevaré a España cuando vuelva, porque yo soy de las que digo que volveré.

¿Crees que los españoles hemos dejado de emigrar fuera de nuestras fronteras o por lo contrario continuamos de éxodo europeo a Reino Unido, Alemania, Francia, etc.?

Seguimos emigrando, y creo que cada vez más. Ahora todo el mundo tiene un amigo en Londres al que preguntar cómo se vive aquí, qué tal el tema del trabajo, la vivienda… Y la gente se anima por la imagen que se ha exportado a España de que es fácil conseguir trabajo.

Si tuvieras que describir la ciudad de Londres como un animal, un olor, un color y una persona ¿cuáles escogerías?

Como un animal sería un lobo ya que todo el mundo va a lo suyo y la competencia es increíble.
Con un olor, el café. No hay más que salir a la calle a las 8 de la mañana para ver que ese es el olor de la ciudad.
Con un color… Escogería el gris de los edificios y del famoso cielo nublado londinense, pero también con el verde de los parques. Sherlock Holmes sería la persona, en esta ciudad hay mucho que investigar…

Desde Isla Imaginación agradecemos a Irene por la entrevista como expatriada madrileña en Londres. Os animamos a seguir leyendo más experiencias de españoles emprendedores en Inglaterra como por ejemplo:

Beatriz Ruiz, ingeniera informática de Madrid trabajando en pleno centro de Londres
Juan Uceda, un chico de Elda que pasó una temporada en el norte del país para volver a España con su propia agencia de marketing.
Toni Martin dejó Valencia para mejorar su inglés y la suerte le llevó por el buen camino