Dificultades del expatriado en su proceso de adaptación

Toda persona que decide emigrar a otro país debe prepararse mentalmente para afrontar un cambio importante de cara a los próximos meses y quizás años. Desde Isla Imaginación queremos ayudar a los expatriados que más lo necesiten y en esta ocasión os traemos un artículo escrito por Aminta Acosta, psicóloga especializada en expatriación y en psicología de la salud. 

expatriacion
Las dificultades del expatriado

Cuando te toca resetear tu vida nada es fácil. Cuando se empieza de cero nos enfrentamos a muchos cambios. Todos los cambios están llenos de ganancias y de pérdidas. Si logramos que los beneficios superen las perdidas, como sería de esperar, el proceso de adaptación al nuevo país será mejor y más rápido. Pero las perdidas por las que pasa el expatriado son numerosas y, aunque no son perdidas definitivas, son múltiples y recurrentes.

Atrás dejamos nuestra familia y amigos, nuestra lengua, la cultura que hemos adquirido desde niños, la tierra que nos ha visto nacer con sus paisajes y su clima. 

También en ocasiones dejar nuestro país conlleva una pérdida del “estatus social”, ya que, aunque la emigración comporta un proyecto de mejora personal, es frecuente que se retroceda en nuestra posición en la sociedad. Esto se observa cuando vemos cómo españoles formados y con estudios universitarios pasan a veces a realizar trabajos de corte poco cualificado. 

Por lo tanto, llegar a una nueva cultura como es la inglesa implica un ajuste psicológico e integrar las pérdidas haciendo una reorganización interna, comúnmente llamada duelo. 

Como ocurre en el resto de duelos, no todos los experimentamos igual ni pasamos por las mismas fases, pero existen una serie de expresiones sintomáticas habituales con las que tal vez puedas sentirte identificado. 

Probablemente la más común sea la tristeza, que está directamente relacionada con lo que dejamos atrás. La ansiedad también aparece y suele hacerlo ligada a la desazón de ver que no conseguimos los objetivos que nos hemos propuesto en la medida en la que lo deseábamos. El choque cultural y la incertidumbre que vivimos cuando abandonamos nuestro país de origen también son factores que provocan que la ansiedad se produzca. 

Los síntomas confusionales son frecuentes cuando una persona emigra, y es usual que se exterioricen sobre todo en los primeros momentos al ser todo nuevo y desconocido. 

Al emigrar siempre “dejamos” a personas significativas para nosotros. Pero cuando quien se queda en España es nuestro hijo pequeño, nuestra pareja que por el motivo que sea no ha podido acompañarnos o algún familiar mayor o enfermo, no es extraño que se manifiesten sentimientos de culpabilidad que nos impiden adaptarnos al país de acogida. Estos se intensifican si consideramos que “deberíamos” estar allí y que les causamos un gran perjuicio al privarles de nuestra presencia. 

soledad y confusión expatriados
Soledad y confusión nos pueden llegar a invadir
Además, si nuestro círculo social es escaso, sentimos que no conectamos con nuestro nuevo entorno igual que lo hacíamos en nuestro país o la frustración se apodera de nosotros es frecuente que aparezcan sensaciones de soledad en compañía e irritabilidad

Junto a lo mencionado, también pueden emerger otros síntomas como: pérdida o aumento del apetito, insomnio, fatiga, cefaleas tensionales, malestar intestinal y dolores musculares, entre otros. 

Si además encuentras complicaciones para conseguir trabajo, problemas a la hora de encontrar vivienda, la barrera del idioma, dificultades de adaptación... todo esto complica la aceptación de la nueva situación.

¿Pero qué podemos hacer para acelerar el proceso de adaptación y sentirnos mejor en los primeros meses? 

El proceso de adaptación a un nuevo país como Reino Unido es único y diferente en cada persona e influyen muchos factores: los recursos personales, las redes sociales de apoyo, el dominio del inglés, las condiciones dejadas atrás...

Pero es cierto que podemos seguir una serie de pautas que nos ayuden a acelerar este proceso y a encontrarnos mejor. 

Frecuentemente ocurre antes de partir que los expatriados idealizan, o les idealizan, el destino. Cuando te encuentras ya allí no todo es como te habían contado o como te imaginabas, por lo que es primordial prepararnos e informarnos bien previamente sobre las costumbres, los valores, la historia y las conductas del Reino Unido. De esta manera nuestras expectativas serán más realistas al llegar. Leer los consejos y experiencias de otros expatriados nos puede ayudar sobremanera en la gestión de incertidumbres y expectativas. 

También hay que buscar una rutina diaria que nos ocupe tiempo, sea productiva y nos acerque al objetivo que nos ha movido hasta Inglaterra. Tenemos que visualizar el día con anticipación y así evitaremos caer en pensamientos negativos y sensaciones de frustración y soledad. 

Además, en ciudades como Londres, con pocas horas de luz y días grises, es importante realizar ejercicio físico. Eso nos ayudará a mejorar nuestro estado de ánimo y a combatir el estrés que acompaña siempre al hecho de emigrar. Como hemos visto un síntoma frecuente de la persona que emigra es el insomnio. Tener una rutina de ejercicio físico nos ayudará a dormir mejor. Asimismo, podemos buscar actividades deportivas también como medio para conocer a nuevas personas. 

Muy relacionado con lo anterior está algo básico como el comer sano. Reino Unido no brilla por su gastronomía y, aunque en los últimos años se observa un cambio hacia una alimentación más saludable, nos podemos dejar llevar por una rutina alimentaria poco recomendable. Por lo tanto, debemos encontrar alimentos que nos ayuden a sentirnos bien con nosotros mismos. Teniendo en cuenta que Inglaterra es un país multicultural podremos encontrar alimentos saludables en mercados y supermercados de diversa índole. 

Estudiar y practicar el idioma local también resultará capital a la hora de encontrar trabajo. Si bien es cierto que algunos expatriados lo encuentran sin un dominio completo, cuanto mejor preparados estemos probablemente mayor cualificado y remunerado será el empleo que obtengamos. Tenemos varias maneras: cursos de ingles, portales en Internet, trabajos en los que podamos hablar con ingleses u otros expatriados del mundo en ingles, o también podemos apuntarnos a intercambios de idiomas que se ofrecen en casi todas las ciudades. 

Hay que tener especial cuidado con los pensamientos negativos que pudieran surgir: “No voy a aprender ingles en la vida…”, “con el tiempo que llevo aquí ya debería estar adaptado…”, “nunca voy a ser feliz en este país ni voy a tener amigos como los de España…”. Es importante detectar qué pensamientos nos están paralizando y qué de cierto hay en ellos. Lo que no nos ayude a avanzar no nos sirve, y debemos tener siempre presente por qué estamos en Inglaterra y cuáles son nuestros objetivos: encontrar un trabajo, ganar más dinero, aprender inglés, vivir una experiencia, acompañar a nuestra pareja…. Sea cual sea nuestro objetivo pensar de manera catastrofista no nos ayudará a encararlo. 

Por último, es positivo mantener una comunicación frecuente con España. El uso de la tecnología es muy efectivo para poder continuar en contacto con los nuestros, y esto es fundamental para sentirnos bien. Eso sí, siempre y cuando esto no sustituya el formar nuevas relaciones, ya que crear conexiones con grupos de expatriados y con la gente local es importante para sentirnos integrados. Existen numerosos portales en Internet donde podremos encontrar a expatriados en una situación similar a la nuestra y así poder tener la oportunidad de compartir experiencias allá donde estemos. 

Pasea por la ciudad y explora. En Reino Unido hay muchos teatros, centros sociales con actividades de todo tipo y mucho campo alrededor en el que poder disfrutar del aire libre. Aunque algunos factores no dependan de nosotros mismos, se trata de un país lleno de oportunidades y, como hemos visto, en nuestras manos tenemos muchas posibilidades que podemos utilizar para una mayor y más rápida adaptación. 

Artículo escrito por: Aminta Acosta Arcarazo 
Psicóloga especializada en expatriados y psicología de la salud. 
Podéis contactar con ella en su web www.psicologaexpatriados.com

Esperamos que os haya servido de ayuda este artículo escrito por una profesional como Aminta. Os proponemos otros temas de vuestro interés: 

Consejos para tu entrevista de trabajo
Conoce a Javier Moreno y su proyecto en Londres
Las curiosidades de la libra esterlina ¿te atreves a conocerlas?